Días atrás, escuchaba la odisea de un señor que buscaba pañales para su santa madre de 90 años, me comentaba que prácticamente en ningún lado se consiguen, y si por suerte del destino llegas a conseguirlo te piden el récipe donde se indique la persona que tiene que usarlo, entre otros papeles, situación bastante denigrante para cualquier ser humano. Por suerte, el señor de la historia puede recurrir al bachaqueo, donde logras conseguir todos aquellos productos que se encuentren regulados (no todos tienen la suerte de poder recurrir a ellos), obviamente a precios superiores.

También existen casos donde los pacientes han tenido que trasladarse a otras ciudades, inclusive países para conseguir el medicamento, pacientes que se les han recetado medicamentos de uso animal, pacientes con tratamiento de quimio que han tenido que ser suspendidos por falta de insumos, y un sinfín de casos, que pareciera poco o nada importar a quienes nos gobiernan. Un auténtico drama para cualquier paciente, una crisis humanitaria sin precedentes en Venezuela, que por cierto, somos el país con el mayor número de reservas petroleras del mundo.

El tema de las medicinas es bastante sencillo de explicar, control de precios y control de cambio, existen muchos medicamente que solamente el empaque es más costoso que la propia medicina, pero están regulados, o sea, producir medicamentos a pérdida para el laboratorio. ¿Consecuencias?: 1- Poca producción de medicamentos 2- Cualquier medicamento que se encuentre regulado en Venezuela, pasando las frontera vale más de 100 veces su valor, negocio redondo para el contrabando. 3- Dada la poca oferta de los medicamentos, la demanda es infinita, en consecuencia, cualquier paciente está dispuesto a pagar cualquier precio por el medicamento con tal de resguardar su salud.
Resulta curioso ver como en el resto del mundo es tratado el virus del Zika, donde casos aislados disparan todas las alertas sanitarias, recientemente la organización mundial  de la salud (OMS) decreto la emergencia,  y en Venezuela por parte del gobierno solo hay un silencio profundo y vergonzante, no deja de tener lógica,  el gobierno no tiene cara para dar estadísticas, dado que el ridículo seria rotundo por la gran cantidad de pacientes con el virus, poco les importa las consecuencias que pueda traer el virus, pocos les importa las consecuencias que puede traer al feto que engendra una embarazada que padece del virus, poco les importa que no se consigan los medicamento para tratar el virus. No me quiero imaginar el escenario que se viviría en Venezuela, si por mala suerte del destino llega el Ebola, ya directamente no hablaríamos de crisis humanitaria, hablaríamos de una pandemia en toda regla, todo por culpa de un gobierno irresponsable, y unas políticas económicas arcaicas.

A pesar del drama que vivimos, la solidaridad del venezolano es algo muy destacable, ver como las redes sociales se han convertido en una especie de red de auxilio donde se ayuda a buscar medicamentos, cada día son más las personas que ayudan a difundir mensajes en las redes sobre medicinas, inclusive artistas, deportistas, periodistas, políticos, entre otros, forman parte de esta red de auxilio. Nunca antes se tenía tantos números de farmacias, ni siquiera sabíamos de la existencia de tantas en Venezuela. Los dueños de farmacias al día de hoy realizan una ayuda humanitaria, donde deben pasar muchas horas del día recibiendo llamadas de conocidos y no conocidos desesperados por un medicamento, y con la misma respuesta en la mayoría de los casos “no hay”

Esto es un pequeño resumen de las miles de historias que escuchamos todos días sobre el trauma que implica en Venezuela conseguir una medicamento por muy básico que sea. Si antes y ahora, siempre teníamos un conocido víctima del hampa, hay que sumarle un conocido que no consigue comida, medicinas, y un largo etcétera, pero no lo olvides nunca. ¡Tenemos patria!

Un reconocimiento muy especial, merecen todas aquellas personas que de alguna u otra forman colaboran en la búsqueda de medicamentos, esa solidaridad es la que hace falta en Venezuela, esa solidaridad es la que hay que rescatar para levantar este país, y no la Venezuela del revanchismo, de la envidia, del odio por ideologías absurdas y obsoletas, y del culto a la personalidad que tanto daño le ha hecho al país.

Antonio Escalera Abadias.

Bienvenido a mi Blog Personal. Soy Antonio Escalera, Contador Público, Magister en Gerencia Tributaria, con un Programa Avanzado de Gerencia en la escuela de negocios del IESA. Cuento con más de 20 años de experiencia en el área contable y tributaria. He tenido la suerte de conocer muchos modelos de negocios exitosos en la ciudad de Maracaibo Venezuela. Mi intención es darte pequeñas herramientas que te ayuden a emprender tu modelo de negocio.

¡Te invito a suscribirte a mi newsletter!

¡Déjame tu correo electrónico y se parte de mi comunidad!

¡Gracias por suscribirte!